Solicitan $40.8 millones en fondos federales para optimizar el Puerto de San Juan

144
Vista de la zona portuaria de Puerto Nuevo

El director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos de Puerto Rico (APPR), Joel A. Pizá Batiz, informó que junto al sector de la industria marítima de la Isla sometió una solicitud de subvención de fondos federales, por $40.8 millones, al Programa de Desarrollo de Infraestructura Portuaria (Port Infrastructure Development Program o PIDP) de la Administración Marítima del Departamento de Transportación de Estados Unidos (US DOT MARAD) para cuatro proyectos dirigidos a modernizar y mejorar la seguridad, la eficiencia y la confiabilidad del Puerto de San Juan (PSJ).

Pizá Batiz indicó que el PSJ juega un papel esencial en el suministro de alimentos, combustible y productos manufacturados al pueblo de Puerto Rico, así como sirve de ruta marítima clave entre el Canal de Panamá y el Océano Atlántico. Por ello, siguiendo la política pública del gobernador Pedro R. Pierluisi de aprovechar toda oportunidad de fondos federales disponibles, se sometió la solicitud de fondos a PIDP, junto a las empresas Crowley, Puerto Rico Terminals LLC. y Luis Ayala Colón y Sucrs.

“Con esta solicitud de $40.8 millones pretendemos realizar múltiples mejoras para modernizar y reforzar la seguridad, la eficiencia y la confiabilidad del Puerto de San Juan,
Puerto a través del cual se reciben, junto con otros productos importantes, el 80 por ciento de los alimentos. Esta es la cuarta solicitud que sometemos, en aras de mejorar la infraestructura portuaria y las vías marítimas para atender las mejoras permanentes necesarias. Dos han sido aprobadas y estamos en espera de las restantes”, dijo Pizá Batiz.

El PSJ juega un papel esencial en el suministro de alimentos, combustible y productos manufacturados al pueblo de Puerto Rico, así como sirve de ruta marítima clave entre el Canal de Panamá y el Océano Atlántico.

Los cuatro proyectos presentados en la propuesta incluyen dos proyectos de Microred, uno en el terminal de carga de contenedores operado por la compañía Crowley en Isla Grande y otro en el terminal de carga de contenedores de Puerto Nuevo. Esto, para proveer resiliencia y estabilidad energética durante una emergencia o apagón, dando continuidad de negocio a una infraestructura crítica de transporte de carga en contenedores que proveen los suministros esenciales para la sostenibilidad de Puerto Rico. El de la terminal de Crowley consiste en la instalación de un generador de 500 KW para operaciones normales y dos generadores diésel de 2 MW para equilibrar la demanda máxima. El de Puerto Nuevo consiste en la instalación de un motor de combustión interna de 8 MW y almacenamiento de ultra condensadores / baterías de 2 MW.

También incluye, un proyecto de mejoras en el pavimento de la Terminal de Puerto Nuevo para lograr maximizar el almacenamiento vertical de contenedores de carga. Esto permitirá mejorar el uso y la seguridad de, aproximadamente, 12 acres de área de apilamiento de contenedores. Esa acción permitiría que el Puerto pueda mover la carga de manera más fácil y eficiente cuando los esfuerzos de emergencia sean necesarios. El cuarto proyecto es el de mejoras al pavimento en el área de descarga (Laydown Area) en el Terminal de Isla Grande. Este consiste en demoler y eliminar un edificio de almacén abandonado para obtener siete acres de almacenamiento de carga, así como realizar reparaciones a los bolardos de amarre (mooring dolphins) utilizados por las barcazas de tres pisos, restaurándolos para un amarre seguro y confiable de embarcaciones.

Los cuatro proyectos presentados en la propuesta incluyen dos proyectos de Microred, uno en el terminal de carga de contenedores operado por la compañía Crowley en Isla Grande y otro en el terminal de carga de contenedores de Puerto Nuevo.

“Nuestra gestión no termina aquí. Estos fondos estarán disponibles por 3 años adicionales y nuestra intención es continuar colaborando con nuestros arrendatarios, estos y otros, para incluirlos en propuestas adicionales. Junto con la industria marítima estaremos trabajando más subvenciones federales bajo el Inflation Reduction Act”, afirmó Pizá Batiz.
Por su parte, la presidenta de la Asociación de Navieros de Puerto Rico, Clarivette Díaz, resaltó la importancia de que la comunidad marítima y los operadores de terminales continúen trabajando de la mano, junto a la Autoridad de los Puertos, sometiendo estas solicitudes y presentando proyectos de infraestructura a MARAD para que las condiciones actuales de nuestros puertos continúen mejorando y se pueda crear mayor resiliencia en nuestro frente portuario, que tan necesario es para la Isla. “Agradecemos el compromiso de la comunidad marítima, en especial de los operadores de terminales, quienes han estado trabajando de la mano con el director de la Autoridad de los Puertos, buscando proyectos de envergadura y que representen mejoras para las operaciones portuarias en la Isla. Parte del compromiso de estas empresas es mediante la paridad de fondos para hacer realidad estos proyectos. Sabemos el compromiso del Gobernador para lograr que Puerto Rico aproveche la disponibilidad de estos fondos, un asunto que, para nuestra organización y sus miembros, es de suma importancia”.

Asimismo, Hernán F. Ayala Rubio, vicepresidente ejecutivo de la empresa Luis A. Ayala Colon Sucrs., Inc., se expresó “bien satisfecho por labor realizada y el compromiso de la Autoridad de los Puertos y su director ejecutivo, Joel Pizá, como auspiciador para que los operadores de terminales podamos, en equipo, solicitar a MARAD fondos disponibles para mejorar la infraestructura de nuestros terminales”.

Por otra parte, el director senior de operaciones de la empresa Crowley en Puerto Rico, José F. Nazario expresó que “en CROWLEY estamos sumamente complacidos de trabajar y unir esfuerzos junto a la Autoridad de los Puertos para competir por estas subvenciones federales, que resultarán en proyectos de mejoras a nuestro Terminal de Isla Grande, para el beneficio de nuestros clientes y empleados”.

Finalmente, Pizá Batiz agradeció a la industria naviera local “por su disposición para unir esfuerzos y delinear estrategias conjuntas que propicien el mayor desarrollo de las instalaciones marítimas, ya que eso resulta en beneficio del fortalecimiento comercial y económico de Puerto Rico. Nos reiteramos comprometidos con maximizar las oportunidades de competir por subvenciones federales que viabilicen el desarrollo de proyectos según se hacen disponibles”.