Terremoto de Turquía y Siria mata a más de 4.000 personas

409

ADANA, Turquía (AP) — Las brigadas de emergencias en Turquía y Siria trabajaban bajo un intenso frío a primera hora del martes con la esperanza de rescatar a más sobrevivientes de entre los escombros después de que un terremoto de magnitud 7,8 cobró más de 4.000 vidas y derribó miles de edificios a lo largo de una extensa región.

Las autoridades temían que la cifra de fallecimientos por el sismo del lunes y sus réplicas continúe en ascenso, mientras que los socorristas buscaban sobrevivientes entre los metales retorcidos y los trozos de concreto en una región asolada por 12 años de la guerra civil en Siria y una subsecuente crisis de refugiados.

Los sobrevivientes lanzaban gritos desesperados de ayuda entre las montañas de escombros, y los rescatistas se las arreglaban para seguir trabajando bajo la lluvia y la nieve. La actividad sísmica siguió remeciendo a la región, incluyendo un nuevo terremoto casi tan fuerte como el inicial. Los socorristas retiraban cuidadosamente grandes pedazos de concreto para poder sacar cuerpos mientras las familias desesperadas esperaban impacientes noticias sobre sus seres queridos.

“Mi nieto tiene un año y medio. Por favor ayúdenlos, por favor. Estaban en el piso 12”, imploraba Imran Bahur el lunes a un costado de los restos del edificio en el que vivía en la ciudad turca de Adana.

Gente y equipos de rescatistas trasladan a una persona en camilla desde un edificio derruido en Adana, Turquía, el lunes 6 de febrero de 2023. (IHA agency via AP)

Decenas de miles de personas que perdieron su hogar en Turquía y Siria se enfrentaban a una noche helada. En la ciudad turca de Gaziantep, una capital provincial ubicada a unos 33 kilómetros (20 millas) del epicentro, las personas se resguardaron en centros comerciales, estadios, mezquitas y centros comunitarios. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan declaró siete días de luto nacional.

El terremoto, con epicentro en la provincia de Kahramanmaras en el sureste de Turquía, obligó a los residentes de Damasco y Beirut a salir a toda prisa a las calles y llegó a sentirse en lugares tan lejanos como El Cairo.

El sismo también llevó más dolor a una región que ha sufrido enormemente a lo largo de la última década. Del lado sirio de la frontera, la zona está dividida entre territorio en poder del gobierno y el último bastión de la oposición, el cual está rodeado por fuerzas gubernamentales con apoyo de Rusia. Turquía, en tanto, alberga a millones de refugiados de la guerra civil siria.

En el bastión rebelde, cientos de familias seguían atrapadas entre los escombros, señaló la organización de emergencia de oposición conocida como Cascos Blancos. En la zona residen alrededor de 4 millones de personas que fueron desplazadas desde otros puntos del país a causa de la guerra. Muchas de ellas viven en edificios que ya se encuentran destruidos por bombardeos militares.

Un edificio derrumbado después de un terremoto, el lunes 6 de febrero de 2023, en Pazarcik, en la provincia de Kahramanmaras, en el sur de Turquía. (Depo Photos via AP)

Los maltrechos centros médicos y hospitales se llenaron de heridos con rapidez, según rescatistas. Otros, como un hospital de maternidad, tuvieron que ser evacuados, según la organización médica SAMS.

Más de 7.800 personas fueron rescatadas en 10 provincias turcas, señaló Orhan Tatar, funcionario de la autoridad nacional para el manejo de emergencias.

La región se ubica sobre grandes fallas sísmicas y es propensa a los temblores. Unas 18.000 personas murieron en 1999 por terremotos similares en el noroeste de Turquía.

El Servicio Geológico de Estados Unidos registró el terremoto del lunes con magnitud de 7,8 a una profundidad de 18 kilómetros (11 millas). Horas más tarde y a más de 100 kilómetros (60 millas) de distancia se registró un sismo de magnitud 7,5, que posiblemente fue una réplica del primero.

Un video muestra cómo un edificio residencial de varios pisos se derrumbaba en la ciudad turca de Sanliurfa a causa del segundo temblor, generando una enorme nube de polvo y los gritos de las personas que se encontraban en el lugar.

Se reportaron miles de edificios caídos en una amplia zona que va desde las ciudades sirias de Alepo y Hama hasta Diyarbakir, en Turquía, a más de 330 kilómetros (200 millas) de distancia hacia el noreste.

Tan sólo en Turquía más de 5.600 construcciones quedaron destruidas, informaron las autoridades. Los hospitales sufrieron daños y uno de ellos colapsó en la ciudad de Iskenderun.

Las bajas temperaturas podrían reducir el tiempo que tienen los rescatistas para salvar a sobrevivientes atrapados en los escombros, dijo el doctor Steven Godby, experto en desastres naturales en la Universidad Nottingham Trent. La dificultad de trabajar en zonas afectadas por una guerra civil podría complicar todavía más las labores de rescate, añadió.

Decenas de países, así como la Unión Europea y la OTAN, no tardaron en ofrecer ayuda que va desde cuadrillas de búsqueda y rescate hasta suministros médicos y fondos. La gran mayoría de ellos fueron para Turquía, pero Rusia e incluso Israel prometieron ayudar al gobierno de Siria, aunque se desconoce si el devastado bastión rebelde en el noroeste del país recibiría asistencia.

El grupo opositor Defensa Civil Siria describió la situación en la zona como “desastrosa”.

La zona bajo control opositor, ubicada en la provincia de Idlib, ha estado sitiada durante años, y los bombardeos rusos y del gobierno son frecuentes. El territorio depende del flujo de asistencia procedente de Turquía para cosas como alimentos y suministros médicos.

El portavoz de la ONU Stephane Dujarric señaló que 224 edificios en el noroeste de Siria quedaron destruidos y al menos 325 sufrieron daños, incluidos almacenes de asistencia. Naciones Unidas ha estado enviando ayuda para 2,7 millones de personas cada mes a través de envíos desde el otro lado de la frontera, los cuales podrían resultar afectados.

En un hospital de Idlib, Osama Abdel Hamid dijo que la mayoría de sus vecinos murieron cuando se vino abajo el edificio de cuatro pisos en el que vivían. Mientra trataba de escapar con su esposa y sus tres hijos, una puerta de madera les cayó encima, protegiéndolos de los demás escombros”.

“Dios me dio nueva vida”, declaró.

En Azmarin, una pequeña localidad rebelde en las montañas de Siria cerca de la frontera con Turquía, habitantes y rescatistas llevaron a un hospital los cuerpos de varios niños envueltos en sábanas.

En la ciudad de Kahramanmaras, los socorristas sacaron a dos niños con vida de los escombros, y se podía ver a uno de ellos tendido sobre una camilla colocada en el suelo nevado. La cadena turca CNN Turk informó que una mujer fue salvada en Gaziantep luego de que un perro entrenado la detectó.

En Adana, unas 20 personas, algunas de ellas con chaquetas de los servicios de emergencia, usaron sierras eléctricas en la parte superior de un edificio colapsado para abrir espacio para que los sobrevivientes pudieran salir o fueran rescatados.

Horas antes en Adana, se podía escuchar a un sobreviviente que gritaba entre los escombros: “Ya no tengo más fuerza”, mientras los socorristas intentaban llegar hasta él, dijo Muhammet Fatih Yavuz, un habitante de la localidad.

En Diyarbakir, cientos de socorristas y civiles formaron filas a través de una enorme pila de escombros, pasando de mano en mano pedazos de concreto, pertenencias personales y demás escombros mientras buscaban sobrevivientes atrapados, al tiempo que las excavadoras retiraban restos en la parte inferior.

Al menos 2.921 personas murieron y casi 16.000 resultaron heridas en 10 provincias turcas, según las autoridades de Turquía. El número de fallecimientos en las zonas bajo control del gobierno de Siria aumentó a 656, con alrededor de 1.400 heridos, según el Ministerio de Salud. En la región rebelde del noroeste del país, grupos que operan en la zona informaron que había al menos 450 decesos y varios cientos de heridos.

Huseyin Yayman, legislador de la provincia turca de Hatay, dijo que varios de sus familiares quedaron atrapados bajo los escombros de sus casas.

“Hay muchas otras personas que también están atrapadas”, dijo en entrevista telefónica con la cadena de televisión HaberTurk. “Hay muchos edificios dañados. Hay personas en las calles. Está lloviendo, es invierno”.