Agencias intervendrán en situación sobre cerdos vietnamitas en San Juan

2033

El subsecretario de la Gobernación, Erik Rolón Suárez, anunció hoy que el Gobierno de Puerto Rico intervendrá sobre la población de cerdos vietnamitas que afectan a varias comunidades en el municipio de San Juan, ante el peligro para la salud que la población de estos animales representa sobre los residentes de estas zonas.

Ante la indiferencia del Municipio de San Juan sobre los riesgos a la salud pública y a la seguridad que representan los aproximadamente 500 cerdos vietnamitas para la comunidad del Caño Martín Peña, el subsecretario informó que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), el Departamento de Agricultura de Puerto Rico, el Departamento de Salud y el Departamento de Agricultura Federal, sostuvieron ayer una reunión encomendada por el gobernador Ricardo Rosselló, para poner en marcha un plan de trabajo que erradique el problema.

Indicó el subsecretario que a pesar de los acercamientos de colaboración que ha propuesto el DRNA al Municipio de San Juan, su administración ha permanecido indiferente ante la posibilidad de mayores repercusiones sobre la salud de los residentes del Caño. Esto a pesar de que corresponde al Municipio por ley, intervenir sobre el riesgo que representan los cerdos para la comunidad.

“La reunión se llevó a cabo para establecer un plan de acción y continuar las gestiones por parte del Gobierno de Puerto Rico. Esto en vista de la información que ha provisto el secretario del Departamento de Salud sobre la peligrosidad de estos cerdos, los acercamientos del DRNA con el Municipio de San Juan que no han tenido respuesta y la asesoría del Departamento de Agricultura sobre cómo se han trabajado casos similares en otras jurisdicciones. Se tomó la decisión ayer de someter una solicitud formal al Departamento de Agricultura Federal (USDA), para colaborar en la solución de este problema”, expresó Rolón Suárez sobre la reunión en la que participó también la asesora en infraestructura del gobernador, María Palou.

“Hemos estado muy atentos y activos para lograr una solución prontamente, mediante reuniones con un sinnúmero de agencias estatales y federales, así como con el Municipio de San Juan, no sólo para solicitar su intervención, sino para poner al DRNA a su disposición. Aunque le enviamos una comunicación escrita a la alcaldesa de San Juan, pues es ese municipio que tiene la jurisdicción primaria en este asunto, aún no recibimos respuesta. La intervención del municipio es fundamental para lograr poner punto final a este asunto”, explicó de otra parte la secretaria del DRNA, Tania Vázquez.

Sostuvo la Secretaria que basado en observaciones de los especialistas del DRNA, los cerdos vistos en el área de Cantera son animales realengos, domesticados y no asilvestrados como se pensaba. Esto es así particularmente porque se alimentan de basura y comida que vecinos les proveen. La Ley 154-2008 o Ley para el bienestar y Protección de los animales, establece que la Oficina Estatal de Control de Animal tiene la jurisdicción sobre los animales realengos, en unión al Departamento de Salud y al municipio donde se encuentren.

Advirtió el secretario del Departamento de Salud, doctor Rafael Rodríguez Mercado, que los cerdos pueden transmitir al menos 30 enfermedades entre ellas, sarna sarcóptica, e.coli, hepatitis E, brucelosis, leptospirosis, parásitos intestinales, rabia e influenza.

“Hemos desarrollado en el Departamento de Salud, un plan de trabajo dirigido a fortalecer y activar un sistema de vigilancia sobre aquellas enfermedades que son transmitidas por estos porcinos, por lo que advertimos a la ciudadanía la importancia de evitar cualquier contacto o consumo de estos cerdos”, declaró Rodríguez Mercado.

De otra parte, el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores Ortega, explicó que el USDA y otras organizaciones, han lidiado con circunstancias similares en otras jurisdicciones, empleando la cacería como el método más efectivo para erradicar el crecimiento en la población de animales que atentan contra la salud pública.

“En estos casos se emplea la caza y se practica la eutanasia. Cuando se trata de especies invasivas se someten a un proceso similar al que actualmente ponen en práctica los refugios de animales al detectar peligros a la salud. Las medidas de salubridad en otros países impiden ingresar animales que amenacen a su población, por lo que capturar a estos cerdos y transportarlos a otra parte sería poner en riesgo otras jurisdicciones”, declaró por su parte Flores Ortega.