EEUU: Juez prohíbe a la Fuerza Aérea sancionar soldados por rechazar vacuna

354
FILE - Staff Sgt. Travis Snyder, left, receives the first dose of the Pfizer COVID-19 vaccine given at Madigan Army Medical Center at Joint Base Lewis-McChord in Washington state, Dec. 16, 2020, south of Seattle. The Army says 98% of its active duty force had gotten at least one dose of the mandatory coronavirus vaccine as of this week’s deadline for the shots. (AP Photo/Ted S. Warren, File)

TOLEDO, Ohio, EE.UU. (AP) — Un juez federal estadounidense detuvo las sanciones que la Fuerza Aérea de Estados Unidos intentaba imponer a una docena de oficiales que por motivos religiosos solicitaban exenciones de un mandato de vacunación contra el COVID-19.

Los oficiales, en su mayoría de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson cerca de Dayton, Ohio, junto con un puñado de pilotos y reservistas, presentaron una demanda en febrero luego que sus solicitudes de exención fueron rechazadas.

El juez federal de distrito Matthew McFarland en Cincinnati otorgó una orden restrictiva preliminar el jueves pasado con la que se impide que la Fuerza Aérea imponga medidas contra los oficiales, pilotos y reservistas hasta que la demanda sea resuelta.

Los demandantes acusan a la Fuerza Aérea de aplicar un doble criterio respecto a la aprobación de exenciones, señalando que había autorizado miles de exenciones por motivos médicos y administrativos pero apenas unas cuantas por razones religiosas.

La semana pasada, un juez federal en Texas determinó que la Marina de Guerra de Estados Unidos no puede tomar medidas por ahora contra marineros que se han negado a recibir la vacuna por motivos religiosos.

En enero, el juez federal de distrito Reed O’Connor emitió una orden impidiéndole a la Marina disciplinar o dar de baja a 35 marineros que presentaron una demanda contra la política de vacunación de Marina mientras su caso continuaba. Hace una semana, O’Connor accedió a que el caso se tornara en una demanda colectiva y emitió una orden restrictiva preliminar que cubre a cerca de 4.000 marineros que han rechazado la vacuna contra el COVID-19 por motivos religiosos.

El año pasado, el secretario de Defensa Lloyd Austin hizo obligatoria la aplicación de la vacuna para los miembros de las fuerzas armadas argumentando que la inyección es crucial para mantener la presteza y la salud de los militares. Pero integrantes del Congreso, las fuerzas armadas y la población han cuestionado la ecuanimidad de las revisiones de las solicitudes de exención.

Quienes se niegan a vacunarse pueden enfrentar sanciones que podrían llegar incluso a su baja de la fuerza.

Los oficiales que presentaron la demanda en Ohio dijeron que habían respetado su cadena de mando y que cada uno de ellos tuvo que reunirse con un capellán de la Fuerza Aérea que determinaría la sinceridad de sus creencias.