Equipan a la Policía con tecnología avanzada para detectar y enfrentar artefactos explosivos

429
Trajes antibombas, robots y máquinas de Rayos X son parte del equipo que agilizará la respuesta de la Policía y con ello, el restablecimiento de las operaciones en espacios públicos, privados e instalaciones esenciales que se paralizan por los protocolos de desalojo requeridos

La Oficina de Explosivos del Negociado de la Policía contará desde hoy con un moderno y sofisticado equipo para la detección y respuesta de artefactos sospechosos que le permitirá actuar con mayor agilidad y precisión. A la misma vez, contribuirá a restablecer con mayor celeridad las labores de la entidad o instalación donde se realice una intervención.

La secretaria de la Gobernación, Noelia García Bardales indicó que la inversión de sobre $1 millón, efectuada por el Gobierno de Puerto Rico, a través de Departamento de Seguridad Pública y una asignación federal, persigue dotar a los agentes especializados en el manejo de sustancias y artefactos explosivos o incendiarios, con tecnología de avanzada.

“Para esta administración, el equipar a nuestros policías con tecnología es una prioridad. Al hacerlo, estamos protegiendo sus vidas, la de los ciudadanos y brindamos una respuesta más ágil y efectiva ante la amenaza que representa cualquier evento que involucre artefactos o sustancias explosivas. La tecnología salva vidas y aumenta la efectividad de la labor policiaca. Por ello, hemos invertido cerca de $10 millones en diferentes equipos tecnológicos y de innovación para dar apoyo a la labor de nuestros policías”, dijo García Bardales.

Entre el equipo que estrenarán los agentes, se destacan cuatro trajes antibombas (bomb suits) EOD 10; ocho máquinas de Rayos X, ambos últimos modelos y dos robots Andros F6B.

“Con la adquisición de este equipo, la Policía de Puerto Rico se posiciona a la vanguardia de la seguridad pública. Pero, más importante aún, estos ofrecen mayor protección a nuestros agentes ante una actividad de alto riesgo, al mismo tiempo que mejora la respuesta durante intervenciones con objetos sospechosos y material explosivo”, aseguró el comisionado de la Policía, Antonio López Figueroa.

“La labor de los agentes de las Oficina de Explosivos es amplia y multidimensional. Su trabajo es clave en muchas investigaciones criminales donde, como parte del delito, se configura un incendio o se utilizan acelerantes o explosivos. Esta a su vez, se encarga de las investigaciones de sabotaje o interferencia a servicios esenciales, así como de la desactivación o neutralización de diversos artefactos, entre estos, los de tipo militar. Los nuevos equipos harán más ágil la respuesta en instalaciones críticas o esenciales y de alto tráfico como los son puertos, aeropuertos, centros comerciales y agencias de gobierno, donde urge restablecer las operaciones para reducir el retraso de la actividad o incluso la pérdida económica, producto de una amenaza a la seguridad”, agregó el jefe de la Uniformada.

“Continuamos equipando con nueva tecnología al Negociado de la Policía. Cumpliendo nuestro compromiso el Departamento de Seguridad Pública designó más de un millón de dólares de fondos federales y estatales para la compra del equipo que entregamos hoy “bomb suits” y robots Andros F6B para los agentes de la División de Explosivos. El nuevo equipo los ayudará a una respuesta más rápida y efectiva en la detección de artefactos explosivos”, destacó el secretario del Departamento de Seguridad Pública, Alexis Torres.

Por su parte, el director de la Oficina de Explosivos de la Uniformada explicó que esa dependencia tiene también, la responsabilidad de regular sobre 30 sustancias explosivas, tales como ácido nítrico, ácido sulfúrico y nitrato de potasio, entre otras. Estas son sustancias empleadas por componentes de diferentes industrias, como lo son las farmacéuticas y los laboratorios. Sin embargo, si estas caen en manos de personas con intenciones criminales, pueden representar un riesgo a la vida y a la seguridad de nuestros ciudadanos. Además, con su peritaje, le brindan apoyo a las divisiones de investigaciones criminales de la Uniformada cuando en la comisión de un delito se emplea alguna sustancia acelerante o se provoca un incendio intensional, así como cuando se reporta un incendio malicioso. Esta Oficina tiene también un rol social, a través de su programa de educación y prevención dirigido a diferentes sectores de la comunidad.

Con la utilización de los trajes especiales, los agentes pueden actuar con mayor eficiencia y flexibilidad. Estos nuevos trajes son hasta 40 libras más livianos que los utilizados anteriormente y tienen un diseño ergonómico que se adapta mejor al cuerpo. Estos, además, brindan una mayor protección contra los fragmentos producidos por una explosión.

Con las máquinas de Rayos X, se alcanza una mejor visualización de los objetos dentro de bultos y maletas. Estas cuentan con unos platos o láminas de imágenes, que permiten cubrir visualmente un área más extensa, provee mayor acercamiento y definición del relieve del artefacto. Mientras que, los robots adquiridos proveen a una mejor tecnología. Además, se logra un acceso a áreas más reducidas de espacio y se obtienen mejores gráficas, gracias a sus cámaras con lecturas y diagnósticos más precisos.

A través de las siete divisiones que integran la Oficina de Explosivos alrededor de la isla, al cierre de 2022, la Uniformada respondió a sobre 260 querellas, ocupó 15 mil unidades de pirotecnia ilegal y neutralizó 27 artefactos militares, entre otras misiones.