Se destacan las Zonas Libres de Puerto Rico entre los primeros 25 estados

541
Foto de archivo

Las Zonas de Libre Comercio Exterior establecidas en Puerto Rico nuevamente figuran entre las primeras 25 de los estados y territorios, destacándose en las categorías de movimiento de mercancía en el sector de producción/manufactura y en el sector de almacenaje y distribución. Esto se desprende del Informe Anual Núm. 83 emitido por la Junta de Zonas de Libre Comercio al Congreso de los Estados Unidos reportando las operaciones de zona durante el año calendario 2021.

“Actualmente Puerto Rico cuenta con tres concesionarios de zonas de libre comercio exterior: la Zona #7 en Mayagüez de PRIDCO, la Zona #61 en San Juan del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), y la Zona #163 en Ponce, administrada por la corporación municipal Codezol.  La actividad combinada de estas zonas demuestra la capacidad de nuestras industrias de aportar significativamente al desarrollo económico, tomando en consideración el que otros estados nos superan en espacio geográfico y cantidad de zonas establecidas. La actividad que se genera en estas zonas impacta directamente nuestro desarrollo económico y aporta a nuestra inserción a la economía global. La operación de una empresa bajo el programa de zona libre representa ahorros significativos en sus costos operacionales, promoviendo una herramienta vital para impulsar las exportaciones locales” afirmó Javier Bayón Torres, director ejecutivo de la Compañía de Fomento Industria (PRIDCO, por sus siglas en inglés).

La posición más alta alcanzada por Puerto Rico en este informe pertenece a la categoría de actividad en producción y manufactura, donde obtuvo la posición #10 en mercancía recibida y la posición #5 en mercancía exportada, superada solo por Texas, Lousiana, Alabama y California.  Cabe destacar que dentro de las primeras 25 operaciones en la categoría de exportaciones (empresas operando bajo el programa de Zona Libre), 3 pertenecen a Puerto Rico: Bristol Myers Squibb (#11), Lilly del Caribe, Inc. (#14) y Janssen Ortho LLC (#25).

Por su parte, el secretario del DDEC, Manuel Cidre, resaltó la importancia de ser reconocidos en el informe de la Junta de Zonas de Libre Comercios. “Este reconocimiento valida nuestra capacidad de competir a nivel global con los estados de Estados Unidos por lo que Puerto Rico es vital para la nación americana. Esto en gran parte se debe al equipo de trabajo tanto del DDEC como de PRIDCO, que como en años anteriores han logrado que Puerto Rico se destaque entre los primeros 25 estados en varias categorías”.

En la categoría de mercancía recibida Puerto Rico ubica en la posición #13, superada por los estados de Texas, California, Lousiana, Illinois, South Carolina, Tennessee, Indiana, Arizona, Pennsylvania, Alabama, Ohio y Kentucky. Dentro de la categoría de mercancía exportada, Puerto Rico ocupó la posición #7, superada por Texas, Lousiana, South Carolina, California, Alabama y Florida. Finalmente, en el renglón de actividad de distribución y almacenaje, las zonas libres de Puerto Rico ocupan las posiciones #16 en mercancía recibida y #17 en mercancía exportada dentro de los 50 estados.

Una Zona Libre de Usos Múltiples y una Subzona son áreas definidas, de acceso controlado, consideradas como si estuvieran fuera del territorio del Servicio de Aduana de Estados Unidos y situada dentro o adyacente a un puerto de entrada. En las Zonas y Subzonas se pueden acomodar todo tipo de mercancía que legalmente pueda ser mercadeada en los Estados Unidos y/o en los mercados extranjeros.

El programa de zonas libres tiene importantes beneficios para las empresas, entre éstos los siguientes: exención del pago de aranceles (duties) y arbitrios para la mercancía extranjera que es admitida en la zona; la mercancía puede ser exportada o transportada, desde una zona a otra zona libre o subzona sin pagar aranceles ni arbitrios; los aranceles y arbitrios son pagados solamente cuando la mercancía es introducida en el país; libre elección de pagar la tasa más baja aplicable, ya sea de los componentes o del producto terminado; no se pagan aranceles por el valor añadido que pueda ser atribuido a procesos de manufactura y ensamblaje en la zona, entre otros actividades comerciales.