Secretario del Departamento de Educación comparece a vista pública en el Senado

545
Foto: Senado de Puerto Rico

El secretario del Departamento de Educación, Eliezer Ramos Parés, compareció hoy a una vista pública citada por la Comisión de Gobierno del Senado para aclarar dudas que expresaron algunos senadores con relación al Plan de Reconstrucción de escuelas. En su exposición, Ramos Parés detalló los dos planes que rigen el proceso de rehabilitación y reparación de escuelas, así como se reiteró en que no existe un plan de cierre.

El secretario explicó que la Oficina de Infraestructura ha dividido los trabajos entre el Plan de Estabilización, que incluye los proyectos de corto y mediano plazo, y el Plan de Reconstrucción, que contiene los proyectos de largo plazo; además, detalló la asignación de fondos federales, las iniciativas y las tareas que componen cada uno de estos planes.

“Como he dicho anteriormente, me reafirmo en que no existe un plan de cierre de escuelas. El daño y el deterioro de una parte de nuestras estructuras escolares no es reparable y es por ello que este plan incluye la construcción de nuevos planteles escolares, tras un amplio proceso de consulta con la comunidad, con el fin de incorporar sus necesidades y expectativas en el diseño de los nuevos planteles. En ese caso, habrá estructuras cuya vida útil como instalación escolar culminará para dar paso a que esa comunidad escolar se mueva a un plantel nuevo, mejorado y a la altura de las nuevas tendencias educativas”, enfatizó Ramos Parés.

El secretario destacó que debido a la magnitud de los daños ocasionados por los huracanes Irma y María y los terremotos, el Departamento ha recibido asignaciones por cerca de $3 mil millones provenientes de distintas subvenciones, con los cuales se propone llevar a cabo proyectos de reparación y reconstrucción que alcanzan gran parte de la totalidad de los más de cinco mil edificios que componen el sistema educativo.

“El gobernador Pedro Pierluisi ha estado muy involucrado en la planificación de todos estos proyectos, ha participado de las reuniones y ha liderado la visión de política pública para que se haga el mejor uso de todas estas fuentes de fondos y para que el departamento cuente con todos los recursos para ejecutar este ambicioso proyecto de reconstrucción. La oportunidad que tenemos para revitalizar el sistema educativo es única y la vamos a aprovechar responsablemente”, dijo Ramos Parés.

El titular de la agencia explicó en su ponencia la extensa lista de requisitos y trámites que retrasaron el acceso del departamento a los fondos hasta finales del 2020, así como las condiciones establecidas en las subvenciones federales que obligan a la contratación de un gerente de proyecto (Program Manager Office-PMO), al tiempo que asignan los fondos para el pago total por estos servicios mediante reembolsos.

“Aunque el anuncio de la asignación de ciertos fondos se haya hecho en tiempo muy cercano a la ocurrencia de los eventos naturales, ello no significa que el departamento haya tenido un acceso inmediato a los mismos, puesto que su uso está condicionado al cumplimiento con un sinnúmero de trámites que retrasan considerablemente el acceso”, explicó el secretario.

Ramos Parés añadió que, aunque esta era una oportunidad histórica para invertir en la renovación y reconstrucción de la infraestructura escolar, no estaba exenta de múltiples desafíos. Como ejemplo señaló que en el caso de los $2.2 mil millones de FEMA, provenientes de la subvención Accelerated Awards Strategy (FAASt), cuyos fondos están destinados para trabajos permanentes, los proyectos se financian mediante reembolso.

“Esto significa que, por ser un grant 90-10, el Gobierno no solo tiene que aportar el 10% de los gastos estimados, entiéndase, $229.4 millones; sino que, por ser el FAASt un grant de reembolso, el estado también debe conseguir los $2 mil millones restantes para poder cumplir con los compromisos contractuales de las reparaciones. Será luego de haber hecho esta inversión que se podrá proceder a solicitar el reembolso por la suma ya invertida”.

Por otra parte, el director de la Oficina de Infraestructura, el ingeniero Enrique Questell Pereira, explicó que el Plan de Estabilización se centra en iniciativas a corto y mediano plazo que se enfocan en la rehabilitación de la zona cero (escuelas del sur), la seguridad escolar (corrección de columnas cortas) y el mejoramiento del ambiente escolar.

“Este plan se financia con fondos de emergencias estatales y COVID-19 que suman un total de $547 millones. Algunos de los proyectos ya están completados y otros están en proceso de ejecución; mientras, en el caso de la iniciativa que atiende las columnas cortas, hasta la fecha se han entregado un total de 110 escuelas, lo que equivale a 5,774 columnas cortas corregidas. Al finalizar este proyecto, se habrán atendido 426 escuelas, equivalentes a 37,463 columnas cortas en 2,683 edificios”, detalló Questell Pereira.

La Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura es la agencia que lidera y gerencia este proyecto, que es la iniciativa de mitigación de infraestructura escolar más significativa y de mayor inversión en la historia de Puerto Rico.

Ramos Parés reiteró que no se han otorgado contratos para cierres de escuelas, puesto que esto no es parte del plan, sino que se contrató a la empresa CBRE Heery, tras un proceso de competencia, en el que presentaron la oferta más económica y obtuvieron los mejores resultados en la rúbrica de evaluación.

El titular de la agencia explicó que CBRE cuenta con más de 40 años de experiencia en el desarrollo de proyectos en planteles escolares, en alrededor de 200 distritos escolares en Estados Unidos; además, tiene personal con amplio conocimiento en el manejo de fondos federales. CBRE Heery se contrató por $11 millones para ofrecer los servicios de la primera fase y $65 millones para la segunda fase; mientras los otros proponentes presentaron propuestas por $33, $43, $148 millones más costosas que la compañía seleccionada.

El equipo de CBRE, además de conducir los plazos de los trabajos, tendrá a su cargo el diseño del Plan Maestro de Reconstrucción. Dicho plan surgirá a partir de consultas a los distintos componentes de las comunidades escolares, tras evaluar la totalidad de la infraestructura educativa y analizar la composición de las escuelas y sus espacios.

“Tenemos la oportunidad histórica de reformular el sistema y hacer una inversión para actualizar y modernizar las instalaciones. Finalmente podemos hacer que nuestras estructuras sean compatibles con las necesidades educativas y las prácticas de enseñanza de estos tiempos y del futuro. Vamos a poner todo nuestro empeño en lograr una reconstrucción bien conceptualizada y planificada y eso solo será posible con el insumo de todos los componentes de la comunidad escolar. Este es un trabajo que se realizará en equipo, por eso estamos participando con entusiasmo y compromiso en este proceso de rendición de cuentas, que es apenas el comienzo del esfuerzo de reconstrucción”, concluyó Ramos Parés.